15 errores que cometemos al cocinar

1) No leer la receta completa

Si no sabemos qué va a pasar con la preparación, entonces ¿cómo podríamos llevar a cabo una receta exitosa? Es recomendable tener la receta a mano, imprimirla, tener un recetario escrito en un cuaderno o como se hace actualmente, ir leyendo la receta en la tablet o en el celular mientras se cocina.

Si ya la receta está simplificada (como en Las Recetas de Bibi), no se salten ningún paso. Yo les doy trucos para no se tengan que sumergir en la cocina durante horas, pero el orden de cocción es fundamental.

2) No medir la cantidad de ingredientes

Cocinar al ojo le puede quedar bárbaro a los Chefs, a nosotros,  simples mortales, nos queda medir todo. Los utensilios para calcular las cantidades de líquidos, sólidos y sus distintas categorías, no son para nada costosos. En las tiendas de 1 Euro se puede conseguir de todo. En Amazon, eBay, existe cualquier opción desde lo más básico hasta lo más sofisticado como una pesa digital (yo la quiero!)

Si no medimos, ¿cómo vamos a saber siquiera qué es lo que estamos cocinando? ¿para cuántas personas sería la receta? y ni idea tendríamos del resultado. Es decir, no garantizamos la cena. Pánico!

3) Cocinar con la sartén fría

Estamos apurados queremos tener todo listo ya. Colocar la carne, pollo, etc. en la sartén fría no va a acelerar el proceso. Es como presionar el botón del ascensor mil veces y esperar a que éste llegue más rápido.

Para saber si el sartén está listo para cuando queramos freír algo, solo debemos introducir un trocito de comida; si burbujea el aceite, quiere decir que está listo. Si cocinan a la plancha, la capa de aceite no nos va a decir mucho, esperar más de 2 minutos no nos va a matar.

4) Cocinar los alimentos congelados

Esta es la mejor de todas. La lógica y la prisa nos dicta que si colocamos un alimento sobre una superficie caliente éste se va a descongelar más rápido y se va a cocinar a la velocidad de la luz. Pues no! puede que el pollo o la carne tengan ese aspecto de “ya estoy listo” pero cuando lo cortan, está crudo y frio por dentro. Esto es debido a que el calor solo tuvo oportunidad de cocer el alimento en su parte exterior pero no la interior. Si creen que cociéndolo a fuego lento, lo van a lograr, lo que van a hacer es extraer el agua congelada dejando a la pobre carne seca por dentro y con una textura chiclosa. Si van a comer carne, sáquenla del congelador y pásenla a la nevera con tiempo. Si se les olvida y quieren comer ya, coman pasta :)

Leer TODO el artículo porque hay más tipps relacionados con descongelar los alimentos y la pasta.

5) No dejar cocer bien el pollo o el pescado.

Estos dos alimentos no son como la carne que entre más cruda mejor. El pollo y el pescado contienen la bacteria de la Salmonella, la cual puede llegar a ser fatal para personas con un sistema inmune débil. En Europa hay un control estricto con respecto a la crianza de pollos, pero esto no impide que aunque la taza de Salmonella sea muy baja, no podamos adquirir la enfermedad.

Otro consejo con respecto a estos alimentos es, que si ya están descongelados no se pueden volver a congelar ya que las bacterias también se congelarían, sobrevivirían y se unirían a la nuevas bacterias que se producen al descongelar de nuevo el alimento para su posterior  cocción. Sí, hay bacterias que mueren a bajas temperaturas o con la cocción pero no todas lo hacen.

6) No lavar bien los alimentos

Las verduras y los vegetales crecen en la tierra en donde también conviven millones de bacterias que podrían ser dañinas para nuestra salud. Lo mejor para lavarlas es:

  • Sumergirlas por unos 10 minutos en un envase hondo con una cucharada bicarbonato de sodio por cada litro de agua, esto mata todas las bacterias.
  • Otra opción sería colocar ½ taza de vinagre con el agua y dejarlas sumergidas por 10 minutos.

Personalmente prefiero la primera opción porque el vinagre tiene un sabor muy intenso y es fácil que se traslade a los alimentos. En cambio, el bicarbonato de sodio es insípido y no altera el gusto de las comidas.

7) Amasar con las uñas largas y pintadas

Las uñas alojan sucio que hasta lavándolas bien, puede que aún queden restos de “algo” en la uña. Es decir, que si adobas un pollo, sus bacterias se van a quedar alojadas en la uñas largas, y si después manipulas otro alimento, lo contaminas con los restos de pollo. Si les gustan las uñas largas, es recomendable tener un cepillo de uñas a un lado del lavaplatos para que mientras se cocina se laven las manos.

La pintura de uñas se descama. Imagínense ustedes un trozo de pintauñas azul en la arepa que se están comiendo. Se amasó, se “exfolió” la uña y como resultado tenemos un pedazo de esmalte en la comida. NOT cool!

8) No probar la comida en sus fases de cocción

Me voy a enfocar en la sal. Si se cocina para dos, es mejor agregar una pizca de sal y luego casi al final corregir el punto de sal. Si incorporan todo de golpe, cuando la comida esté lista, pueden que obtengan un plato con un sabor intenso.

9) Uso de utensilios de mala calidad

“Lo barato sale caro” y en el caso de la cocina la comida se pega, se quema rápido o se desmorona. Al no funcionar bien una receta porque el utensilio usado era de mala calidad hace de la experiencia de cocinar algo terrible y frustrante.

Lo básico para tener de buena calidad, son los cuchillos. Es un milagro del dinero cortar con cuchillos que funcionen bien. Van a creer que han aprendido a picar la cebolla! Pero no! finalmente invirtieron en unos cuchillos que sí cortan. Lo mismo sucede con los sartenes, esto también es parte experiencia e investigación. Ahora digo “no todo lo que brilla es oro”, hay marcas muy costosas que no necesariamente sirven muy bien.

10) No medir los tiempos

¿Básico, no? pero nadie lo hace. Es tan fácil como colocar el cronómetro en el celular y esperar hasta que suene la alarma. Nosotros a pesar de que lo creamos, no tenemos un reloj interno, nuestra percepción del tiempo es relativa. Para animarse a medir los tiempos de cocción, pueden bajar Apps gratis de cocina.

11) Descongelar los alimentos a temperatura ambiente

Cuando descongelamos los alimentos a temperatura ambiente, también estamos multiplicando bacterias. Si bien muchas mueren cuando se cocinan, otras no. Lo aconsejable es dejar descongelando los productos en la nevera, es decir, sacarlos del congelador y “bajarlos” a la nevera para que estos se descongelen en un ambiente controlado, en donde las bacterias que nos puede afectar, no se reproduzcan a niveles exponenciales.

71HNwuToikL._SL1500_
Amazon.com Gift Card – $25 (Gift Box Reveal)*
12) Consumir alimentos que llevan días en la nevera

Se ven bien, huelen bien, conservan el color y la textura adecuada, pero esto no quiere decir que estén libres de miles de bacterias dañinas para nuestro cuerpo. Como resultado terminamos con vómitos y diarrea. Pensando después “¿pero qué será lo que habré comido, si todo se veía bien?” descartando esa comida mala que llevaba más de 5 días en la nevera. Los Tupperware no son milagrosos.

13) Añadir aceite a la pasta

Una de las excusas más famosas para echarle aceite a la pasta es “para que no se pegue”. Sí, y tampoco se le va a pegar la salsa que con tanto esmero cocinamos, el aceite va a hacer que la salsa “resbale” y se quede al final del plato.

14) Añadir sal antes de hervir

Si añadimos la sal antes de que el agua hierva entonces estaríamos perdiendo preciosos minutos en vano. El agua salada tarda más en hervir ya que necesita de más energía o calor para llegar a su punto de ebullición.

15) “Bañar la pasta después de escurrir”

Con este Intertítulo tengo en la mente el “meme” de Jackie Chan confundido. ¿por qué alguien haría algo así? Con esto le estaríamos quitando el sabor a la pasta y la estaríamos enfriando antes de servirla. No tiene ningún sentido eliminar la capa de almidón. Esto también hace que la salsa no se adhiera y dañamos automáticamente cualquier plato de pasta.

Tendría sentido meter la pasta bajo el grifo si lo que se busca es comer una pasta fría para agregarla a una ensalada; evitamos que se pegue a los demás ingredientes porque removemos el almidón y tenemos una pasta fresca. De resto, no tiene ni pies ni cabezas bañar la pasta.

Bonus Track

Guardar la pasta para comerla después

¿Por qué queremos comer al día siguiente una masa pegajosa? Lo mejor sería medir bien las cantidades que vamos a comer y almacenar la salsa. La cocción de la pasta sólo toma unos cuantos minutos, que bien serían invertidos, si el resultado final es comer fresco y rico. “Guardar la pasta con aceite evita que se pegue” sí, pero estaríamos consumiendo también calorías extras, mucha grasa y caeríamos nuevamente en el error de que la salsa se resbale, termine al fondo del plato, dejándonos sin poder disfrutar de una buena pasta.

Básicos que quisiera mencionar porque son importantes, pero que asumo que todos lo hacemos porque somos excelentes cocineros: 1) lavarse las manos antes y mientras se cocina y 2) tener la cocina limpia y organizada.

Si les gustó el artículo, no olviden compartirlo con sus amigos para que ellos también eviten cometer los 15 errores más comunes que hacemos al cocinar :)

Fuentes:

http://www.gastronomiaycia.com

http://mejorconsalud.com

http://www.ehowenespanol.com

http://www.cocina.es

http://www.imujer.com

www.agriculturasostenible.org

http://www.imchef.org

http://www.ehowenespanol.com  (sobre la Salmonella)

http://javirecetas.hola.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

TVmásCine

TV reviews, ratings USA, premiaciones y TV alemana

Las Recetas de Bibi

Recetas rápidas y fáciles de preparar

A %d blogueros les gusta esto: